La pesca con arte de cerco con luz, o "teranyina" está orientada principalmente a la captura de sardina o boquerón, aunque también se pueden capturar otras especies de mayor tamaño como caballas, jureles, alachas, bogas o bonitos que se mezclan con los pequeños.

La sardina es un pescado de nuestras costas de excelente calidad que le ha valido la denominación de origen "Peix blau de Tarragona"

Especies pelágicas de una gran importancia económica y social, reportan un 60 % del valor total de las capturas brutas de nuestras costas empleando sólo el 11 % del total del censo de la flota catalana.




  • Historia y Evolución


  • Su evolución histórica es reciente con relación a otros tipos de pesca más arraigados en el tiempo. Se introdujo desde el norte de España en el primer cuarto del siglo XX. En poco tiempo fue substituyendo a la flota artesanal que se dedicaba a la pesca de la sardina con redes de enmalle que se denominaban "sardinales".

    Croquis de una red de sardinal calada


    Los sardinales consistían en unos rectángulos de red de unas 40 brazas de largo y 5 de alto que se calaban a unos 15 m. de profundidad y se mantenían a flote mediante unos corchos que permitían regular la profundidad de calado, formando una especie de muro en el que literalmente embarrancan los peces para poder capturarlos.



    Las capturas eran muy pobres, hasta el punto que las sardinas se contaban y vendían por unidades, apenas si podían mantener humildemente a las familias que se dedicaban a la pesca con este arte. La flota artesanal que pescaba con sardinales constaba del 80% del contingente total de la flota pesquera de Cataluña.



    Pronto se alzaron voces discordantes en todas las playas contra la pesca de la sardina con el arte de cerco ya que una sola embarcación podía capturar tanto pescado como toda la flota junta. El temor de que se extinguieran los bancos de pequeños pelágicos, con el consiguiente peligro a que desapareciese el modus vivendi de tantas familias, detuvo en un principio la expansión de este tipo tan revolucionario de pesca.



    Pero Cataluña, debido a la creciente expansión industrial y a la afluencia de grandes masas de inmigrantes del interior de la península hacia la costa, necesitaba con urgencia una fuente de proteínas de bajo coste y en abundancia, la tenía al alcance de la mano: el mar rebosaba de bancos de sardinas, caballas, boquerones, jureles o bogas, especies susceptibles de ser capturadas con el arte de cerco.



    Pronto los buenos resultados obtenidos por la "teranyina" dejaron de lado toda reticencia y empezó a desarrollarse la que hoy es la fuente de ingresos pesqueros más importante de Cataluña y de la provincia de Tarragona en particular, que va a la cabeza de los otros puertos pesqueros de nuestra autonomía con el 20 % del total de las capturas que se efectúan.

    Parte de nuestra flota cerquera esperando la noche para salir a faenar


    La flota de barcos cerqueros con base en Tarragona consta de 25 embarcaciones con 830 TRB y 7.430 C.V., ocupando aproximadamente un total de 380 puestos de trabajo directos y unos 2000 indirectos ( fabricantes de red, plomo corcho, hilo, exportadores, pequeños comerciantes, estibadores, rederas, fabricantes de envases, transportistas y un largo etc.)



    Del monto total de capturas brutas anuales de pescado que se vendieron en la lonja de Tarragona que asciende a unos 2.800 millones de ptas., de ellos, 1.800 millones, es decir un 65%, corresponden a los barcos de cerco. Es pues, una gran fuente de ingresos autóctonos digna de atención.



    Un dato importante y que no debemos olvidar es que el verdadero desarrollo de esta pesquería no vino de mano de los nativos de esta tierra, si no con las migraciones de pescadores procedentes del sur de España y que faenaban en el mar de Alborán, antaño importante fuente de ingresos para la comunidad andaluza y que debido a la sobrepesca, quedaron los caladeros completamente arrasados. Hoy conviven pues, en Tarragona y en el resto del litoral catalán ambas culturas de forma ordenada y armoniosa sin mayores problemas y enfrentamientos que los propios del oficio de la pesca.




  • Descripción del arte



  • Dibujo de un arte de cerco estirado a lo largo


    Un arte de cerco o "teranyina" es un rectángulo de red que se estrecha hacia sus extremos denominados puños o "cuas", en su parte superior lleva una cuerda o relinga con corchos que sirven para mantenerlo a flote y en su parte inferior otra relinga fuertemente lastrada con plomos de la que penden unas "rabizas" ( pequeños trozos de cabo de unos 40 cm de longitud) con unas argollas de unos 15 cm. de diámetro, por las que pasa un grueso cabo lastrado denominado "corredera o "ségola" que sirve para estrangular el arte por la parte inferior, encerrando de este modo los bancos de peces en su interior.



    La pieza o "cinta", que es como se le llama a este arte en argot marinero, solo actúa en la columna de agua que es capaz de abarcar, tiene una longitud máxima de 330 m. y 80 m. de altura y la profundidad mínima estipulada por la ley en que puede faenar es de 35 m.



    Existen otros tipos de arte de cerco, como son el "arte de atunes" o el "arte claro" orientados hacia otras especies y que actúan básicamente de la misma manera con la única variante de las especies a capturar.



    Con el arte claro se capturan especies semi-pelágicas o semi-bentónicas tales como doradas, lubinas, y sargos, es decir, especies que comparten tanto el fondo como la superficie como hábitat, y se faena en fondos someros muy cerca de la playa. El arte de atunes como su nombre indica sirve, para capturas grandes y pequeños túnidos, estas dos ultimas variantes están muy poco difundidas he incluso el arte claro está prohibido en la provincia de Tarragona.




  • La Maniobra



  • Este es el aspecto que muestra un arte calado a punto de cerrarse


    La pesca del boquerón y la sardina se lleva a cabo durante la noche, momento del día en que se hallan mas cerca de la superficie las citadas especies. El horario de salida es a partir de las 11 de la noche en Tarragona y en el resto de puertos de Catalunya el horario es libre debido a que la mayoría de barcos que se dedican a esta pesquería deben desplazarse hasta el Golfo de León o hasta el Delta del Ebro.



    Estos lugares son donde se encuentran los principales bancos de sardina y boquerón, ya que son las zonas donde el plancton, que es el alimento de estas especies, está mas presente.

    En la popa del barco podemos ver a los botes auxiliares de los que se sirve el barco nodriza para llevar a cabo la maniobra.


    Para realizar la maniobra los barcos de cerco utilizan dos embarcaciones auxiliares de pequeñas dimensiones (unos 4 m. de eslora, aproximadamente) que llevan arrastrando por la popa.



    La primera, e indispensable, es "el bote de luz" que se utiliza para concentrar los bancos de pescado, que previamente han sido detectados acústicamente por el barco nodriza, bajo unos potentes faroles que actualmente son eléctricos con una potencia de 6000 W. y que han substituido a los típicos faroles de gas, de menor potencia y mayor fragilidad y riesgo. La segunda embarcación auxiliar se denomina "chivato".



    Bote de "luz". El bote "chivato" es de características similares, aunque carece de faroles. Ambos llevan un motor propulsor y un par de remos


    Después de horas de búsqueda, el barco cerquero por fin ha detectado con sus sonares un banco de peces, rápidamente se suelta el bote de luz para que enciende sus faroles, y el barco nodriza se aparta a una distancia prudencial y sólo de vez en cuando se acerca al bote de luz para comprobar que el banco de peces se concentra bajo la luz o permanece fuera del reflejo de los faroles.



    De ser así, el patrón le mandara al "botero" o "lucero" que disminuya la intensidad de la luz, (no siempre los peces quieren la misma luz). Si el banco de peces se concentra, y es lo suficientemente grande, se prepara la gente en la cubierta del barco madre, se sube un marinero al chivato y embarca uno de los extremos del arte y de la corredera en el bote que permanece unido al barco. Todo el mundo permanece atento en sus puestos preparados.


    A la voz del patrón de "fila", se suelta el chivato con el puño y la corredera, el chivato permanece estático en el punto donde se le ha soltado, y el barco nodriza cierra con el arte el bote de luz formando un círculo más o menos perfecto y volviendo al punto donde soltó el chivato.





    El dibujo nos muestra una vista superior de como se realiza la maniobra de la "ceñida"


    Una vez cerca del chivato el marinero que esta en el pequeño bote lanza un cabo en el que están amarrados el puño de proa y la corredera, rápidamente sus compañeros empiezan a cobrar del cabo. El pescado está cercado, el bote de luz procura mantenerse en el centro del gran círculo con los remos.



    Desde el barco madre empiezan a recoger la corredera para cerrar definitivamente el pescado por la parte inferior del arte, para ello se sirven de unos "chigres" (pequeñas maquinillas de gran fuerza) que lleva el barco madre en cubierta.



    Embarcación típica de cerco, en la foto podemos observar el "halador", que sirve para subir la pieza o arte, el "chigre" usado para subir la corredera o "ségola" y el carrete donde está cobrada la "corredera" con el fin de que no se líe en el momento de calar, ya que es una maniobra que se efectúa con mucha rapidez y precisión


    Una vez cerrado el arte hay que subirlo con el "halador", que es otra maquinilla que llevan colgando generalmente los barcos cerqueros de un mástil. Se empieza por un extremo y el pescado va corriendo hasta el otro extremo donde se concentra en el "copo".



    Una vez en el copo se procede a "copejear" con un "salabre" (bolsa de red con un mango) de grandes dimensiones. Se va subiendo el pescado en sucesivas salabradas y vertiéndose en las cajas que hay dispuestas en cubierta para tal efecto. Cuanto mayor sea la cantidad de pescado mas salabradas serán necesarias para tener la totalidad del pescado a bordo.



    En la foto podemos ver el momento final de la maniobra y donde se recoge el fruto del trabajo, múltiples "salabradas" darán con el pescado en cubierta.
    Una vez lleno el "salabre" se vierte en las cajas que están dispuestas en cubierta mientras un marinero se encarga de echarle hielo en abundancia

























  • La Tripulación y la Vida a bordo


  • La tripulación de una "Taranyina" consta de un promedio de 15 marineros. que se distribuyen de la siguiente manera. Un patrón, un maquinista, dos para el "bote de luz", uno para el "chivato" y el resto en cubierta.



    El patrón, como en casi todas las pesquerías es el miembro más importante de la dotación, de su instinto en dirigir el barco a buenos caladeros y de su pericia a la hora hacer la "ceñida" que es la maniobra de cerrar el arte, dependerán en gran manera las capturas. Durante unos minutos el arte permanece abierto hasta que no se ha recogido la "corredera", esa puerta debe estar orientada siempre proa la corriente y es una maniobra que exige mucha práctica.



    El patrón permanece toda la noche en vela con un marinero de guardia atento a la navegación y a los sonares, mientras el resto de la marinería duerme en los sollados de proa que es el lugar reservado para su descanso a excepción de los luceros y del maquinista encargado de vigilar el motor.



    Una vez en el puerto y efectuada la descarga el arte debe ser limpiado. La imagen nos ofrece una magnífica visión de como funciona el "halador"


    Otro miembro muy importante de la tripulación es el patrón del bote de luz, al que se le llama también "botero" o "lucero". El es el encargado de determinar la dirección y la fuerza de la corriente que le servirá al patrón para orientar la boca del arte a la hora de realizar la "ceñida".



    Además deberá saber que tipo de peces son los que tiene bajo sus faroles, si se trata de una especie interesante o es una especie de poco valor, ya que los sonares informan de la cantidad pero no del tipo de peces. Para reconocerlos los "boteros" experimentados se fijan en las burbujas que suben a la superficie, en su tamaño e intensidad sabiendo si se trata de sardinas de boquerones o de cualquier otra especie.



    Al llegar a puerto el pescado es descargado con diligencia sobre "palets" para transportarlo a la lonja



  • El Futuro


  • Momento de la subasta del pescado azul en la marquesina de la Cofradía de Pescadores de Tarragona. Se puede apreciar que ha sido un buen día de pesca para los barcos de cerco: el día que se realizó la foto se pescaron más de 10.000 cajas en el conjunto de la flota


    En la actualidad el estado de esta pesquería es muy crítico debido a la sobrepesca excesiva, los caladeros como anteriormente hemos citado se encuentran localizados en las proximidades de las desembocaduras de los ríos, principalmente en el Ebro y el Ródano, toda la flota catalana faena en sendos lugares, aunque los barcos de Tarragona de costumbres sedentarias no se desplazan al golfo de León.



    El mar Mediterráneo es pobre en materia orgánica, alimento para el plancton que es la base alimenticia de las especies pelágicas objetivo de los barcos cerqueros, la mayor parte se concentra en las desembocaduras de los ríos debido a los aportes orgánicos procedentes de la agricultura y de los desechos antropogénicos urbanos.



    Hasta el momento, este fenómeno ha sido beneficioso para la pesca de la sardina pero en la actualidad el Mediterráneo no puede reciclar estos desechos y el plancton está hiperdesarrollado.



    El problema es de difícil solución, incluso me atrevería a afirmar rotundamente que nos precipitamos al principio de un holocausto debido a la falta de entendimiento de los estados ribereños.





    Por: F.J. Veciana Vidal.

    Copyright © Sept.1997 - Mediterránea- Todos los derechos reservados.